Interferencias Mentales para Conectarse con los Guías Espirituales

Aunque sea difícil de creer, siempre estamos recibiendo mensajes de nuestros guías espirituales y, más aún, ellos están ávidos de entregarnos información para nuestro crecimiento personal. Lo que nos impide escuchar estos mensajes son todas nuestras interferencias: de orden mental y sobretodo, emocional. Existe una gran interferencia de orden físico que es el sueño que aparece en varias oportunidades cuando hacemos ejercicios de «meditación». Se sugiere seguir las mismas indicaciones de la interferencia N° 4 (echarlo en un saco y transmutarlo), que se describen más adelante.

A continuación recopilo varias de las interferencias mentales que he identificado en mí, en los pacientes y también en participantes de los Cursos que han practicado la Canalización o la Conexión con Guías Espirituales. 

 

Interferencias Mentales

1. Dudas sobre las habilidades intuitivas-psíquicas.

En mi experiencia personal y en los cursos que imparto, me he dado cuenta que es muy común que las personas duden acerca de si tienen o no habilidades psíquicas para acceder a mensajes energéticos provenientes de seres de luz.
La verdad es que TODOS tenemos la capacidad para recibir e interpretar estos mensajes, sin embargo aparece la DUDA, ya sea antes de la conexión o durante la misma. Lo que también ocurre es que nos frustramos con facilidad, al ver que el proceso no ocurre o es poco preciso. Esto implica que además de la interferencia que es la duda, se agrega una interferencia emocional.

2. Dudas sobre la información recibida (escepticismo).

Muchas veces, y sobretodo después de los ejercicios de conexión con guías espirituales, ponemos en tela de juicio de si la información recibida era realmente de ellos, es más, creemos que nosotros mismos inventamos todos esos mensajes.
Respecto a esto, dentro de las cosas más importantes que tenemos que hacer es CONFIAR, tanto en los guías como en nosotros mismos como canales de luz. Si realmente sintonizamos el Amor Universal, antes de conectarnos con nuestros guías espirituales, la información entregada va a estar impregnada de luz. Incluso cuando el mensaje es muy sencillo o confirma algunas ideas que tenemos, no tenemos porqué dudar que provenga de estos maravillosos seres.

3. Preferir respuestas desde afuera.

Como estamos acostumbrados social y culturalmente a observar los fenómenos de afuera, y utilizamos predominantemente el sentido de la vista, es que en general esperamos que toda respuesta venga desde el exterior. Por eso buscamos médicos, píldoras o profesionales que nos digan qué tenemos y cuál es el mejor tratamiento.
Me he dado cuenta que hacemos, muchas veces, caso omiso a una gran fuente de información, las cuales provienen de nuestra intuición y sabiduría. Caso omiso dado que simplemente no la escuchamos o porque ni siquiera queremos conectarnos con nosotros mismos. Esta preferencia de buscar todo «afuera», es una gran interferencia, ya que cuando la persona intenta conectarse, se frustra con facilidad.

4. Distracciones que no permiten la concentración.

Hay personas que tienden más a distraerse que otras, lo que corresponde a características personales. Sin embargo, cuando dejamos que esta distracción tome fuerza y nos domine, es muy fácil perder el hilo de la conexión con el Amor Universal y con los Guías Espirituales. Las personas que se distraen, terminan pensando en preocupaciones, cotidianeidades y, muchas veces conectándose con la frustración por no concentrarse.
Por esta razón, se sugiere que cuando sea mucha la distracción, pedir a la energía de Amor Universal que otorgue foco y concentración para recibir los mensajes de los guías. Otra recomendación es vaciar energéticamente en un saco imaginario todos los distractores; saco que después hay que sellar herméticamente y transmutarlo.

5. Ego.

El ego es una de las grandes interferencias y opera en 2 sentidos.
En primer lugar, el ego es una interferencia cuando una persona que cree que por haber asistido a muchos cursos «espirituales» o de meditación, por haber leído mucho acerca del tema o por ser terapeuta holístico, le será «fácil» conectarse con sus guías espirituales. Aquí claramente el ego está ejerciendo un fuerte control, generando altas expectativas que puede que no se cumplan… lo que a la larga redunda en frustración.
En segundo lugar, el ego opera exactamente al revés que en el primer caso. Es decir, cuando una persona que cree que por no haber asistido a cursos espirituales o meditaciones, por no «saber» del tema y por no ejercer ninguna disciplina holística, le será «difícil» conectarse con sus guías. Otra vez aparecen así las expectativas, que pueden condicionar justamente la facilidad de conectarse y ser un receptor disponible para recibir los mensajes de los guías espirituales.

 

En nuestra práctica terapéutica y en los Cursos de Campus Alama hacemos alusión a estas interferencias y enseñamos a vaciarlas energéticamente con ejercicios bastante sencillos, siendo uno de ellos transmutar los contenidos que fueron depositados en el saco.

 

Valeria Mandakovic
Fundadora de Campus Alama

¡Sigue recibiendo contenidos de tu interés!

Únete a la Comunidad de Campus Alama y recibe contenidos sobre consciencia, sanación y el poder creador.

¡Comienza a transformarte en el(la) Creador(a) de tu vida!

¡Quiero recibir más contenidos como éste!
Close

50% Completo

Deja tus datos y marca los temas que te interesan para recibir el Test de Desarrollo Espiritual